martes, 13 de julio de 2010

A los "Arturos" de todas las épocas.


Hace unos días me envió una prima un folder lleno de fotos que tenia su mama hermana de la mía.
Algunas fotos ya las había visto antes otras no.
Mi madre y su hermana murieron hace muchos años. El folder estaba por ahí guardado como todo lo viejo que se guarda en algún cajón o caja.
El folder con las fotos corrió con la suerte de que alguien que todavía sabe su valor lo descubrió y no solo lo rescata sino me lo hace llegar.

Junto a todas estas fotos me llamo mucho la atención que había un recorte de periódico y que lo guardara mi mama.
Lo desdoble cuidadosamente y leí que el periódico era de 1964. El recorte reproduce una carta del General Douglas MacArthur a su hijo Arturo.

La introducción del periódico dice:

Los editores de "Prensa Libre" rinden homenaje de admiración y respeto al general Douglas MacArthur,
Reproduciendo su memorable "Oración", escrita para su hijo Arturo en las Filipinas, durante los primeros y críticos días de la Segunda Guerra Mundial.
Es un hermoso legado espiritual para los "Arturos" de todas las épocas.
Sábado 11 de Abril de 1964.

Ahora se que el General murió el 5 de Abril del 64, a los 84 años de edad. Por eso la publicación.
Douglas MacArthur (Enero 26, 1880 – Abril 5, 1964)

"Oración de un Padre"

"Dame, Oh señor un hijo que sea lo bastante fuerte para saber cuando es débil y lo bastante valeroso para enfrentarse consigo mismo cuando sienta miedo. Un hijo que sea orgulloso e inflexible en la derrota honrada, y humilde y magnánimo en la victoria.

Dame un hijo que nunca doble la espalda cuando deba erguir el pecho: un hijo que sepa conocerte a Ti, y conocerse a si mismo que es la piedra fundamental del saber.

Condúcelo, te lo ruego, no por camino cómodo y fácil, sino por camino áspero, aguijoneado por las dificultades y los retos.
Ahí déjale aprender a sostenerse firme en la tempestad y a sentir compasión por los que fallan.

Dame un hijo cuyo corazón sea claro, cuyos ideales sean altos: un hijo que se domine a si mismo antes de pretender dominar a los demás: un hijo que aprenda a reír, pero que también sepa llorar; un hijo que avance hacia el futuro, pero que nunca olvide el pasado.
Y después que le hayas dado todo eso, Señor, agrégale, te suplico, suficiente sentido del humor, de modo que pueda ser siempre serio sin que se tome el mismo demasiado en serio. Dale humildad para que pueda recordar siempre la sencillez de la verdadera grandeza, la imparcialidad de la verdadera sabiduría, la mansedumbre de la verdadera fuerza.

Entonces yo, su padre, me atreveré a murmurar…no he vivido en vano"

General Douglas MacArthur

4 comentarios:

  1. todos en algún momento a solas o viendo su crecimiento pensamos y añoramos estas palabras "... cuyo corazón sea claro, cuyos ideales sean altos: un hijo que se domine a si mismo antes de pretender dominar a los demás: un hijo que aprenda a reír, pero que también sepa llorar..."
    Gracias por compartirlo,me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  2. Que todos los padres velarán para que sus hijos fueran hombres de bien y sensibles con la naturaleza, que no se conformaran con ser buenos, sino que buscaran ser mejores y otra cosa muy importante que sean valientes para no doblegarse o espantarse ante el que opta por el mal.
    Gracias por este post.

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso post... Me encanto n.n

    ResponderEliminar
  4. Mi hermano se llama Arturo. Me hiciste pensar en él.

    ResponderEliminar